Polémica entre municipios que no recibirán regalías


Son 174 los municipios que no percibirán un peso por ese concepto y, que a su vez, rechazan las fórmulas… de medición.
La ‘mermelada’ que el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, prometió esparcir sobre toda la “tostada nacional” (refiriéndose a la redistribución de las regalías en las entidades territoriales) quedó sin siquiera untársela a 174 municipios.
Y, según las fórmulas que estableció el ‘revolcón’ del sistema de regalías que entró a regir este año, a estas localidades -entre las cuales se encuentra Bogotá- se les suman otras 45 que percibirán menos de 100.000 pesos en todo el 2012.
Uno de los casos singulares es el de La Estrella, municipio antioqueño que tan solo obtendrá 298 pesos en todo el año. En contraste, 16 municipios recibirán, cada uno, más de 14.500 millones por regalías directas.
El Gobierno calculó que, por regalías, el país recibirá 8,2 billones de pesos en el 2012, de los cuales 5,5 billones están destinados para gasto, 2,3 billones a ahorro, y 372.000 millones, a fiscalización, operación y cumplimiento de los recaudos.
Juan Mauricio Ramírez, subdirector de Planeación Nacional, aclaró que hay dos tipos de regalías: directas (2,7 billones de pesos) e indirectas (1,3 billones).
Las primeras benefician directamente a las regiones donde se explotan recursos naturales no renovables (como hidrocarburos, carbón o níquel) y las segundas se distribuyen a través del Fondo Nacional de Regalías y se accede a ellas mediante iniciativas regionales de inversión, definidas como prioritarias.
Los otros 1,5 billones de pesos (de los 5,5 billones destinados a gasto) se reparten entre los fondos de Ciencia, Tecnología e Innovación y de Desarrollo Regional.
Ramírez agregó que las regalías indirectas se distribuyen entre los municipios que tienen un índice superior al 35 por ciento en la Encuesta de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) y que no son productores.
Pero a esos municipios se les giran los recursos dependiendo del proyecto que presenten, el cual debe tramitarse ante los Triángulos de Buen Gobierno, que son los órganos colegiados de administración y decisión. Estos están conformados por un delegado del Gobierno, el gobernador y un representante de los alcaldes del departamento.