Ganaderos preocupados por aprobación de TLC con UE

El anuncio de la ratificación del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre la Unión Europea (UE) y Colombia fue bien recibido por algunos sectores de la producción nacional. Pero no ocurrió así con otros, como el ganadero, que esperan que el Congreso evalúe bien su postura antes de aprobarlo, ya que miles de familias que viven del agro y la ganadería quedarían en la ruina. Se necesitan más de 500 mil millones anuales durante 10 años para afrontar los retos que se vienen.

El presidente ejecutivo de FEDEGÁN, José Félix Lafaurie, manifestó sobre el particular que “el renglón ganadero, principalmente el lácteo, no celebra porque esta noticia los mantiene con las mismas preocupaciones que vienen denunciando desde hace 6 años. La combinación de este TLC con el de Estados Unidos será devastadora para los productores bovinos. En la medida en que se reduzcan los aranceles y se incrementen los contingentes, muchos ganaderos se verán afectados, y gran parte de ellos se irán a la quiebra”.

Agregó que se originarán problemas sociales, que el país ahora no quiere reconocer pero que mañana generarán graves perturbaciones económicas, y desplazamiento a los sitios urbanos por no encontrar opciones para trabajar. En México que había más de 180 mil ganaderos, a causa del TLC con Estados Unidos solo quedaron 30 mil. Y era una economía más fuerte que la colombiana; con mejor infraestructura de transporte y mayor integración regional. Se terminaron afectando las 2 terceras partes de los productores. Aquí en Colombia con una situación más precaria y con una condición más vulnerable de los actores económicos, la situación pude ser aún peor. Más de 300 mil familias ganaderas irán a la quiebra, más de 1.200.000 mil colombianos que se quedarán sin entorno productivo.

Lafaurie afirmó que “no se hizo nada para la reconversión del sector desde hace 6 años. Hoy se habla de un Conpes que no llega. Ahora habrá que hablar de una gran reconversión para solucionar problemas de salud animal, alimentación bovina, transferencia de tecnología, material genético; y también soluciones de carácter social, para evitar que esas familias en la ruina, no terminen afectadas por los grupos al margen de la ley, en ese mar de violencia que vuelve a sacudir el campo”.

Por otra parte competir con los quesos europeos no va a ser fácil; porque una tonelada de leche cuesta 3.700 dólares, mientras que nosotros pagándole a los ganaderos a duras penas un precio remunerativo, vale 5.200 dólares”, puntualizó el dirigente gremial.