Empresarios colombianos participarán en la conferencia del Banco Mundial

cavelierEl próximo 15 abril se llevará a cabo en Washington la conferencia organizada por la Corporación Financiera Internacional (brazo financiero del Banco Mundial) denominada “El sector privado y la erradicación de la pobreza: Utilización eficaz de los resultados de medición para Incrementar el Impacto”.

 

Colombia está invitada a participar con un grupo de empresarios y representación de Gobierno. De esta forma, en este espacio estarán: Bruce Mc Master, Director del Departamento Administrativo para la Prosperidad Social; Fernando Cortés de la Fundación Bolívar-Davivienda; Antonio Celia presidente de Promigas y Carlos Enrique Cavelier Coordinador de Sueños y Presidente de Alquería.

 

Pedro Alba, Director de Estrategia y Operaciones del Banco Mundial en la región de Latinoamérica y el Caribe presidirá el encuentro, junto con Jim Kim, Presidente del Banco Mundial y Jin-Yong Cai, CEO de la Corporación Financiera Internacional (IFC), además de gerentes senior de IFC y la Fundación Gates que hablarán en la conferencia, en la que se esperan más de 150 participantes de todo el mundo.

 

El foco de la conferencia es cómo puede ayudar el uso efectivo de mediciones de resultados a que el sector privado aumente sus contribuciones a los esfuerzos globales para reducir la pobreza y aumentar la prosperidad. Se abordarán temas que evaluarán la perspectiva de los pobres, las prioridades de los países en desarrollo y el papel de las empresas del sector privado en la búsqueda de una solución.

 

Carlos Enrique Cavelier hablará del caso específico de Alquería como un ejemplo práctico de que sí se puede lograr un impacto importante sobre el desarrollo, sin que entre en conflicto con los resultados económicos, y que en este contexto la medición de resultados ayuda a generar un  círculo virtuoso.

 

Kim, en un discurso pronunciado en la Universidad de Georgetown el 2 de abril señaló que “Nos hallamos en un auspicioso momento histórico, en que se combinan los éxitos de décadas pasadas con perspectivas económicas mundiales cada vez más propicias para dar a los países en desarrollo una oportunidad —la primera que jamás hayan tenido— de poner fin a la pobreza extrema en el curso de una sola generación”.