El teletrabajo, una novedosa herramienta para contratar trabajadores

Revista  GerentePyme
Mes: Abril
Sección: Portada

El teletrabajo, una novedosa herramienta para contratar trabajadores

Por: José María Bolaño

Pese a la poca difusión y a la falta de voluntad política del Gobierno colombiano para reglamentar la ley que lo creó,  el teletrabajo comienza a abrirse paso, aunque tímidamente, en algunos sectores empresariales del país que empiezan a entender las bondades de este nuevo mecanismo laboral.

El teletrabajo es una modalidad, que si bien es novedosa en Colombia, en otros países ya funciona con éxito desde hace muchos años. Por ejemplo, en Europa existe el Convenio de Teletrabajo desde 2002; en este continente, más del 15% de su fuerza de trabajo es considerado “trabajadores móviles (más de 10 horas laborales por semana fuera de casa o del lugar de trabajo).

En Chile la legislación sobre el teletrabajo fue introducida en 2001; hoy, cerca de un millón de trabajadores se desempeñan bajo esta modalidad. En Estados Unidos es donde mayor acogida ha tenido el teletrabajo; no menos de 18 millones de estadounidenses están vinculados a las empresas con este formalismo laboral (Worldatwork, Telework, Trendlines). Argentina, por su parte, cuenta con cerca de un millón 300 mil teletrabajadores.

La primera noticia que se tiene de esta modalidad laboral  flexible se remonta al año 1976 en Estados Unidos con el nombre de Telecommuting en The Telecomunications Transportation Trade-Off.  Posteriormente, en 1987, se puso en marcha un experimento similar con 230 trabajadores en una empresa de California y en el mismo país, en la localidad de Loma Prieta también se implementó este sistema luego de un terremoto que destruyó gran parte de la ciudad. En Colombia se estableció el teletrabajo mediante la ley 1221 de 2008 expedida bajo el mandato del entonces presidente Álvaro Uribe Vélez.

¿ Que es el teletrabajo?

Pero en realidad, que es el teletrabajo? Según los expertos, es el trabajo a distancia mediante el uso de las telecomunicaciones. Es un trabajo flexible de organización que consiste en el desempeño de la actividad profesional sin la presencia física del trabajador en la empresa durante una parte importante de su horario laboral. Engloba una amplia gama de actividades y puede realizarse tiempo completo o parcial. Implica el uso permanente de algún medio de telecomunicación para el contacto del teletrabajador y la empresa.

La actividad se puede desarrollar desde Oficinas Satélites, que son lugares de trabajo que pertenecen a la misma empresa pero que son independientes de la sede corporativa. También, se encuentran los Telecentros, que son centros compartidos por varias empresas, especialmente pymes, que comparten los costos. Necesariamente no tienen que encontrarse en la misma ciudad de la empresa  que la componen. Igualmente, son espacios donde se ofrecen servicios y se generan actividades que incluyen el acceso a nuevas tecnologías para el desarrollo social y económico de la comunidad.

Ventajas del teletrabajo

Para la aprobación de la ley en Colombia, el Congreso se apoyó en las ventajas que ofrece esta modalidad  para los trabajadores y para las empresas. Entre esas ventajas figuran las siguientes: Disminuye los costos de desplazamiento de los trabajadores; disminuye el estrés; mejora la calidad de vida; aumenta la satisfacción del trabajo; incrementa la flexibilidad de los horarios de trabajo; aumenta las posibilidades laborales de las personas que presentan algún tipo de discapacidad;  entre las mujeres, facilita la doble realización como madre y como trabajadora; reduce los costos en servicios como agua, energía, teléfono, mobiliario, etc; se elimina el ausentismo y se reducen los costos que representa la rotación del personal.

Desventajas

Sin embargo, el teletrabajo también, tiene sus desventajas. De acuerdo con los expertos en medicina laboral, el teletrabajo podría fomentar el sedentarismo; la falta de disciplina en cuanto a la gestión del tiempo y la autoorganización; podría presentarse  una sensación de soledad en el teletrabajador y corre el riesgo de no poner límite al trabajo.

Claro, no todas las actividades son susceptibles de contratarla mediante el teletrabajo. Básicamente, esta modalidad está  dirigida a diseñadores, escritores, periodistas, ejecutivos, personas que trabajan en call center y contac centers y quienes más se adaptan son quienes se dedican a las ventas, digitación de documentos, contabilidad, diseño, programación informática, desarrollo de software, enseñanza virtual, traducción, entre otras ocupaciones.

El teletrabajador se puede definir como “autónomo”, que son aquellos que utilizan su propio domicilio o un lugar escogido para desarrollar su actividad profesional que puede ser una oficina o un local comercial. En este tipo se encuentran las personas que trabajan fuera de la empresa y solo acuden a la oficina en algunas ocasiones. Los “móviles”, quienes no tienen un lugar de trabajo establecido y cuyas herramientas primordiales para desarrollar sus actividades profesionales, son las tecnologías de la información y la comunicación en dispositivos móviles y “suplementarios”; son los que laboran dos o tres días a la semana en su casa y el resto del tiempo lo hacen en la oficina.

Garantías laborales

Pero no se crea que porque este tipo de trabajadores desempeña sus actividades fuera de la empresa, están al margen de la legislación laboral. Para comenzar, las empresas que contraten teletrabajadores deberán informar al ministerio de la Protección Social de dicha vinculación para garantizar el cumplimiento del Código Sustantivo del Trabajo; al teletrabajador no le serán aplicables las disposiciones sobre jornada de trabajo, horas extras ni recargo nocturno; se les garantiza igualdad de salarios; se les da prelación a las madres cabeza de familia, discapacitados y población vulnerable;  garantías de afiliación sindical; derecho a la protección en materia de seguridad social (afiliación al sistema general de pensiones, de salud y riesgos profesionales) y protección a la maternidad, entre otras prerrogativas que contempla la legislación laboral para todos los trabajadores colombianos.

La ley 1221 de 2008 establece, también, que los empleadores deberán proveer y garantizar el mantenimiento de los equipos de los teletrabajadores, conexiones, programas  y pagar el valor de los servicios que demande la labor por las telecomunicaciones.

Los primeros pasos

La norma sobre el teletrabajo en Colombia fue expedida hace cerca de tres años pero solo apenas en los últimos meses se ha comenzado a implementar en algunas empresas de manera experimental. Hacia finales de 2010, la recientemente creada aseguradora estatal Positiva, comenzó a asesorar a la firma caleña Carvajal y Cia para la vinculación de teletrabajadores. En Bogotá, las que están ensayando este sistema no pasa de la veintena.

El fenómeno se debe, según algunos congresistas consultados, a la falta de difusión de la ley entre los trabajadores y los mismos empresarios. Pero también, a que el ministerio de Protección Social no ha reglamentado la ley y le ha formulado algunos reparos por considerar que algunos artículos se contraponen al Código Sustantivo del Trabajo.

De otra parte, un proyecto de acuerdo presentado a la consideración del Concejo de Bogotá para implementar la norma en la capital del país, fue archivado recientemente mientras que el Gobierno central ha dilatado la convocatoria de un Conpes para darle desarrollo legal al teletrabajo. Pero la ley está vigente.

Sin embargo, de aquí en adelante, solo depende de los propios empresarios evaluar los pros y los contras de la ley para poner en marcha la novedosa ley.