Con el Crédito para Estudiar Sufi, los estudiantes pagan cuando sean profesionales y generen ingresos

Crédito para Estudiar SufiBancolombia, en su propósito de apoyar el plan de vida de las personas, lanzó el Crédito para Estudiar Sufi, con el cual acceder a la educación superior en Colombia o en el exterior es más fácil; se pueden financiar pregrados, posgrados, cursos de educación continua  y de idiomas.

 

“En Bancolombia estamos convencidos de la importancia de la educación como principal motor de desarrollo del país y del crecimiento integral de los estudiantes. Por eso diseñamos un producto que facilita el acceso a la educación superior de personas que no han tenido la posibilidad de iniciar o terminar su formación profesional; de esta manera queremos apoyar la realización de sus sueños y el mejoramiento de su calidad de vida”, aseguró Jorge Andrés Isaza, vicepresidente de Sufi.

 

Este producto permite financiar hasta el 100 % del valor de la matrícula en posgrado y el 80% en pregrado, además de la totalidad de los cursos de educación continua. De esta manera los estudiantes podrán decidir la forma de pago más acorde a sus necesidades, a través de la cancelación del capital durante la realización de sus estudios o hasta cinco años después de finalizarlos.

 

El Crédito para Estudiar Sufi es actualmente el único ofrecido por una entidad financiera privada en Colombia que posibilita el pago en el largo plazo. Esto significa que el 40% se cancela durante el periodo de estudios, mediante cuotas moderadas; y el 60 % al culminarlos, es decir cuando la persona comience a trabajar y a percibir ingresos que sustenten sus proyectos de vida.

 

Este crédito ofrece la posibilidad de contar con un periodo de gracia de capital de hasta un año y le permite al estudiante construir experiencia crediticia. Además, su aprobación va desde los 500.000 pesos, mediante un trámite sencillo, ágil y sin cobros adicionales.

 

Algunos de los beneficios para los estudiantes:

 

·         Aunque el estudiante no sea el que certifique los ingresos, comienza a hacer historial crediticio.

·         El desembolso se realiza directamente a la universidad, lo que simplifica los trámites y genera mayor agilidad al proceso de matrícula. Además, esto garantiza que los fondos se destinen a financiar programas educativos, lo cual aporta a la disminución de la tasa de deserción estudiantil.

·         El cliente tiene varias opciones para elegir cómo desea pagar su crédito: en el corto plazo hasta a 12 meses o en el largo plazo hasta a 12 años.

·         Quien acceda a un crédito de largo plazo para pregrado podrá solicitar un periodo de gracia después de finalizar los estudios, en el que la cuota será más liviana mientras el estudiante consigue empleo.

·         El cliente que acceda a un crédito de corto plazo no requiere experiencia crediticia ni avalista.

·         Pueden acceder personas desde los 16 años que certifiquen ingresos o presenten un avalista